O
B
J
E
T
I
V
O
S

Cobertura Educativa con Calidad y Pertinencia




La metodología adoptada para analizar el problema del desarrollo educativo en el propósito de hacer del Departamento de Risaralda una región competitiva en los escenarios de la productividad nacional y mundial, establece como horizonte finalista los indicadores de desarrollo humano y social, dentro de los cuales impactar los indicadores de PIB, línea de pobreza, tasa de desempleo e índice de desempeño ambiental.

Concebido por el PNUD el desarrollo humano como ?el desarrollo de la gente, HECHO POR LA GENTE, para la gente?, la connotación autonomista de la participación idónea de la gente para intervenir las políticas públicas que tienen que ver con su propio desarrollo humano y social, tal perspectiva se concretiza en el indicador de desarrollo humano, construido a partir de las variables indicativas de la longevidad (política de salud), de logros educativos (política educativa) y de nivel de vida (política de saneamiento básico y otros indicadores afines).

El hecho a destacar es que el desarrollo educativo es la variable matricial del
indicador de desarrollo humano, esto es, el que transversaliza y afecta las demás variables, incluido el PIB, la línea de pobreza, el desempleo y el desempeño ambiental.

En nuestro contexto debemos transitar a concebir y medir el desarrollo educativo como logros en los desempeños en desarrollo de las competencias básicas, ciudadanas y laborales (productivas), como lo ordena la normatividad educativa para el desarrollo de una ecuación para la formación de personas competentes, esto es, idóneas para saberse insertar en sus desempeños, en sus contextos de vida familiar, social y productiva.

Plan Regional de Competitividad tuvo una actualización en el año 2012 y como producto de esta se creó la cadena de logro del objetivo la cual se muestra a continuación: